La barriguita se va de boda (Parte 1: en busca del VESTIDO perdido)

Las bodas… hay gente a la que le encantan y gente que las sufre, gente que se imagina el momento de subir encima de las mesas y gente que se pregunta cuando puede hacer bomba de humo, gente que se descalza para seguir bailando toda la noche y gente que parece pegada a una silla. Yo siempre he sido de las primeras: a parte de poder compartir uno de sus días más importantes con la pareja que se casa, siempre me han encantado las “juergas” de las bodas. Aix… esas juergas de las que llegas a casa con los taconazos en la mano y unas cuantas-muchas heridas en los pies, con el bajo del vestido lleno de preciosos recuerdos de la boda (des del gintonic que se le cayó al invitado de turno a los restos de barro del camino), en las que no recuerdas si has bebido más vino, champagne, gintonic o mojitos y que cuando llegas a casa y finalmente te miras al espejo reconoces claramente a Amy Winehouse en el reflejo (¡Viva los maquillajes corridos! ¡No penséis en que llevabais cuatro horas saliendo en las fotos con esa cara, pensad en ellos como marcas de guerra, siempre en positivo!).

 

barby
    Descripción gráfica del momento post-boda

 

Y a mi me tocaba una ayer, la primera del año… Pero la vida siempre te depara sorpresas y nuevas experiencias y ayer era uno de esos días en que toca: BIENVENIDA A LA EXPERIENCIA DE IR EMBARAZADA A UNA BODA. 

Antes de pasar al momento boda y al equivalente de “juerga” cuando tu acompañante al evento es una superbarriga, pasemos a los acontecimientos previos. ¿Qué es lo más importante para asistir a una boda, la decisión crucial? Así es chicas, habeis acertado: EL VESTIDO. Decisión difícil donde las haya, se convierte en un dilema existencial cuando el día en que miras en tu armario (en mi caso el mismo día antes de la boda. Sí, sé que soy un poco-bastante caótica, lo tengo asumido) te confrontas de bruces con la cruda realidad: todos esos vestidos que un día fueron tus aliados, tus “hoy estoy que me salgo”, tus mejores chances para que se fijase en ti de repente te han dejado de lado, abandonado por culpa de unos “simples, insignificantes y casi imperceptibles” 10 kilos, repartidos amablemente entre pechos, barriga y cartucheras. Mi imagen mental antes de empezar a probármelos era que la mayoría de vestidos me quedarían igual que antes pero más apretaditos en la barriga marcándome una curva monísima. Ai amiga… qué dura es la hostia cuando a la realidad le apetece hacer acto de presencia… Y ni se lo piensa eh! A la primera de cambio cremallera que no sube, botón que no abrocha y vestido que no entra ni por arriba ni por abajo… PAM, en toda la esperanza!

 

pregnancy
                                                         Estado actual

Así que cuando ya llevaba 10 vestidos encima de la cama, el tiempo iba apretando y la mitad del maquillaje había quedado abandonado entre los cuellos de los ropa -por no hablar ya del pelo que se me había quedado con tanto “quita-y-pon” de trajes- me planté y pensé “vamos a ser pragmáticas”. Tengo tres opciones: A) Ir volando a una tienda pre-mamá/ B) Seguir buscando en mi armario y escoger algún vestido ancho (con mucho ojo, una mala elección puede hacer que te confundan con el saco de las patatas) / C)Saquear los otros armarios de la casa. No me lo pensé y corrí hacia casa de mis padres a poner la opción C en práctica. Fue fácil, muy fácil: mi “salvadora-estoyparatodo-siempretengorespuestas” querida madre me dejó probar 3 o 4 vestidos y rápidamente encontré uno que POR FIN me quedaba apretado, me dejaba respirar, no me obligaba a llevar puesta una chaqueta 24horas y SÍ, me marcaba la barriga (mi ilusión máxima ahora que ya estoy casi de 7 meses y por fin me ha salido). ALELUYA HERMANOS Y HERMANAS, LO ENCONTRÉ!

Aqui os dejo las fotos del vestido justo antes de salir hacia la boda

IMG_0306
IMG_0150

IMG_0238
   (Os presento en las fotos a Kinder, mi precioso perrito. Como podeis apreciar es modelo por naturaleza)

 

Así que, a partir de mi experiencia, consejo al canto: no hace falta que compreis un vestido pre-mamá para ir perfectas de boda. Yo me he comprado muchísimas cosas nuevas de ropa para el día a día (algunas per-mamá aunque la mayoría prendas normales pero en talla más grande o vestidos/camisetas anchitas) pero en el caso de una boda tenemos más opciones que comprar un vestido que sólo podremos utilizar uno o dos días. Podéis intentar encontrar en vuestro armario uno lo suficientemente ancho o elástico para que os entre y favorezca o por otro lado pedir prestado a algún familiar o amiga algo de ropa (opción con más adeptos). Ya os iré enseñando ejemplos de los vestidos que vaya utilizando para las bodas que aún me quedan unas cuantas con la baby incluida 🙂

 

Pero aún no os podes ir porque (voz masculina de vendedor de teletienda ON) “aquí teneis el briconsejo más importante del día chicos”: DISFRUTAD DE LAS NUEVAS CURVAS y de lo BONITA QUE ES VUESTRA BARRIGUITA1. El embarazo es una etapa preciosa y es normal que tu cuerpo cambie pero si lo paras a pensar…puede haver una razón mejor para ello que estar cuidando una nueva vida dentro de ti? Así que aprovecha que eres la afortunada usufructuaria de una preciosa barriga y enséñala orgullosa!

 

Como tengo pocas cosas que decir y el post me está quedando cortito (modo ironía ON) voy a hacer un parón, despedirme y acabar la historia de las bodas en una segunda parte.

Os veo en menos de lo que se tarda en encontrar a una embarazada en un baño 😉

Muchos besos,

Juergamamá*

lipstick-kiss_37407832

 

  1. Al principio pasas una época en que no sabes qué ponerte, ese periodo en que tienes un cuerpo más de “me he engordado 5 kilos” que de “estoy embarazada”. En ese momento hay que reconocer que me costaba más marcar porque no tenía aún barriga de embarazada y prefería ir más ancha. Ahora, ya de 27 semanas y con una super curvita que crece por momentos sólo tengo ganas de enseñarla y disfrutarla.

 

 

 

 

 

 

3 Replies to “La barriguita se va de boda (Parte 1: en busca del VESTIDO perdido)”

  1. Me está encantando este blog tan original Irina , como me río en realidad seguro que le sirve de ayuda a muchas embarazadas que se sienten como tú ?????????

    1. Muchísimas gracias guapa!! Me hace mucha ilusión que te guste y que te lo pases bien 🙂 Espero que sirva de ayuda pero sobretodo que siga sirviendo para sacar unas risas!
      Un abrazo y gracias (K)(K)

Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios