Saga Millennials

Hace unos días, en la #Dexeusdigitalmums y gracias a @lamamapediatra, me enteré de que soy una Millennial¹. Sí amigos… como siempre dicen, nunca te vas a la cama sin aprender algo nuevo pero lo de conocer el nombre de tu generación es un aprendizaje muy contundente: me sentí como Luke Skywalker en el momento ¡“yo soy tu padre! Ksksks” (esta onomatopeya rara es un intento de imitar el sonido de Darth Vader… un intento sí, ya lo he dicho).

giphy

Fue como una revelación, un “ahora lo entiendo todo”, una ventana abierta que me transportó al “¡es que tú no lo entiendes!” que le gritas a tus padres con 15 años. Y entonces, mientras volvía dando un paseo de mis recuerdos adolescentes, me hice la gran pregunta: ¿qué implicará ser una Millennial a la hora de ser madre? Clic para tuitear ¿cambiará la manera en que educaré a mi hija? ¿las características de mi generación me ayudaran a entenderla más o solo me servirán para tenerla más controlada poder ponerle más “me gusta” en el Instagram?”

(Pesada de los paréntesis ON) Si quieres saber si “eres uno de nosotros” solo tienes que mirar si te suenan algunas de estas “reliquias” (snif, snif)… ♥

     53930_89071_captura-de-pantalla-2015-04-08-a-la-s-12-27-43_457_378   B99-min4ffe04ac401fd-min

640 enhanced-buzz-21078-1434629348-5-min    oliver-benji-lenders-20140601035649-min

gargantillas90cms3   B38-min    zumron_cantimploras_caramelo_liquido_chuches_caramelos_golosinas_infancia_80_ochenta_90_noventa         55211_91030_captura-de-pantalla-2015-04-24-a-la-s-12-13-28_551_518    dragon-ball   fini-boom-cola-fraise-liquid

(Pesada de los paréntesis OFF) Después de este “regreso al pasado” ya podemos continuar…Mi hija nacerá en el 2016 (FPP 3 de agosto) y yo nací en el 1990. “¡Mi baby será de otro siglo… qué digo… de otro milenio! ¡Sobrepasará (voz de Silvester Stallone a lo “Rambo”) a la generación Z²³!

face-screaming-in-fear

Cuando veo el cambio entre mi generación y la de mi hermana de 19 años (sí, tengo un espécimen Z en casa) soy aún más consciente de las diferencias abismales que implican unos pocos años y, sobretodo, de los cambios que han provocado Internet, las redes sociales y la sobreexposición a la información con la que ha crecido esta nueva generación. Momento cara-scream se avalancha sobre mi otra vez… ahora estoy al nivel de esta nueva generación pero ¿con qué nuevas aplicaciones tendré que lidiar como una novata que para mi hija serán el pan de cada día? Es básico estar al día para no quedarte atrás… ¡Y más cuando se trata de la seguridad y la vida de tus hijos! Aún me hace gracia cuando veo a mi madre intentar ampliar una foto desde Instagram (“Mamá las de aquí no se pueden hacer más grandes”) o me emociono cuando mi padre me pone un “me gusta”…

Al igual que ellos y a diferencia de la generación Z y las generaciones venideras, nosotros aún recordamos nuestro primer móvil, nuestros primeros SMS (las máximas caritas que podíamos poner eran estas :p), nuestra independencia cuando no existía el “doble tick azul”, las mil carcasas del Nokia 3310, el primer móvil con cámara (y sus espléndidas fotos pixeladas pero que a ti te parecían mejor que las del National Geographic), nuestro primer ordenador, nuestras conversaciones por messenger (tiruri, tiruri), nuestras partidas al “Age of empires” o a “Los sims”… Y no nos olvidemos amigos: fuimos los creadores de un nuevo lenguaje, los predecesores de los mensajes ilegibles, los “esto me cabe en un solo mensaje por c***** “

sms

No hemos nacido con un ordenador ni con un móvil en la mano (ahora en cambio tengo miedo de dejarle un Ipad a un niño de 1 año por si hackea la seguridad de la CIA) y, más que algo negativo, creo que es una gran virtud. Recuerdo jugar en el patio a “polis y cacos” (ahora lo más cercano a eso es ver Prison Break en Netflix), sentarme con mis amigas en el suelo a hacer “sorra fina” (respuesta Z: “¿sorra que?”) y crecer jugando al “conejito de la suerte” (creo que ahora ya han creado una App para ahorrarse la cancionista). Me entristece pensar en que mi hija se quede sin estos recuerdos, que se le olvide lo que es quedar con las amigas para hablar (sí, sí, cara a cara y vocalizando palabras, no como cuando pasas ahora cerca de un grupo de niñas y te piensas que es una secta del silencio abducida por unos aparatos con luz), que no aprenda a descubrir la vida sin antes haberla buscado en google o que no pueda ser feliz si no lo comparte en Facebook

cell-phone-addiction

Sé que Internet, las redes sociales y los nuevos avances son un gran hallazgo y que nos facilitan la vida enormemente. No creo que se deba diabolizar la tecnología ni mucho menos pero tampoco divinizarlaLas redes sociales son útiles, divertidas y nos acercan al mundo pero también nos alejan de la realidad. Por eso quiero ver mi conocimiento de las redes y el haber nacido en este momento como algo positivo para educar a mi hija: me he criado bajo la lluvia de las nuevas tecnologías pero siempre sabiendo que sólo eran eso, lluvia y que siempre volvería a salir el sol.

No quiero que mi hija no se moje, tiene que mojarse, integrarse, vivir lo que le toca pero quiero enseñarle a utilizar un paraguas, enseñarle que la vida real no está detrás de una pantalla, que quiero seguir siendo su google más importante y que, por mucho que se empape, siempre tendrá un abrazo real esperándola.

cat-hugs

Muchos besos,

Juergamamá*

lipstick-kiss_37407832

  1. Para entrar en materia, podemos decir que los Millennials (hay muchas variantes, pero estableceremos el baremo en los nacidos entre 1980 i 1995, pues creo que a partir de ese año hay un gran cambio) somos los sucesores de la generación X (1965-1979) y los hijos de la generación baby boom (1946-1964). Los Millennials nacimos en un momento de prosperidad económica, nos hicimos mayores con la entrada del nuevo milenio (aún recuerdo cuando me dieron la bolsita con los euros relucientes) y hemos empezado a ser adultos con la crisis.
  2. Sí, hay una generación más allá de los Millennials, una generación que ha nacido en plena crisis, que ha crecido con un smartphone y que ha utilizado Internet para sociabilizar y aprender desde pequeña: la generación Z (nacidos a partir de 1995). Para que os hagáis una idea, cerrad los ojos e imaginaos sentados en una comida familiar y a vuestro lado una niña de 16 años: móvil en mano (característica inequívoca de la generación Z), haciéndo snaps de la comida y enviando selfies con morritos y cara de aburrida a sus amigas por whatsapp mientras contesta un direct en Instagram a una marca de zapatos -de estos con la plataforma gigantesca- que le quiere hacer unas fotos para que las cuelgue. Ahh y me olvidaba… aún tiene tiempo de retocar (parece que se hayan sacado un máster en Silicon Valley, pueden quitarte hasta la celulitis) una de las mil fotos que se ha hecho y colgarla en Instagram con una frase filosófica debajo antes de que llegue el segundo plato.
  3. Y aquí me surge una duda… que yo sepa no queda más abecedario así que a la generación de mi hija ¿cómo la van a nombrar, con un icono Emoji? Si es así y sirve de algo mi voto optaría por el monito o cara-con-lenguafuera. Ahí lo dejo…

2 Replies to “Saga Millennials”

  1. Casualmente ayer tuve una conversación con mi novio de esto el es del 80 y yo del 89, me estaba explicando que somos la generación millenial y te lo juro que yo tenia una cara de loca única por las cosas que me explicaba y que tu igual lo haces en este post.

    No sé, si en España daban Candy Candy 🙂 pero ese era mi cómica preferida. un beso 🙂

    1. jajaja yo también me quedé con cara de loca cuando me lo contaron por primera vez!! Ahhh Candy! Sí la daban sí, me acuerdo perfectamente porque fué la época Candy y Gemelas O’Sullivan… Qué gracioso, si al final será verdad que los Millennials nos entenderemos todos :p

Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios