Síndrome del nido: super-heroínas del orden

Síndrome del nido: super-heroínas del orden

Hoy Juergapapá y yo le hemos contado al Juergatito lo del famoso síndrome del nido en las embarazadas. Mientras escuchaba a Juergapapá contar todas mis locuras, Juergatito me ha dicho entre carcajadas “¡tienes que escribirlo!”. Realmente creo que es algo interesante así que aquí os lo traigo, recién salido del “nido” (ba dum tshh1).

Ni está vacío2, ni tengo complejo de pájara ni me he convertido en la ayudante constructora del barbudo de Bricomanía (aún). El síndrome del nido se trata de una reacción provocada por el deseo irrefrenable de tenerlo todo listo y ordenado para cuando nazca el bebé. En la recta final del embarazo, algunas mujeres desarrollan una gran actividad, sobretodo relacionada con el orden y la limpieza. Este síndrome es más habitual entre las futuras madres nerviosas, inquietas y activas (sí, exacto, ésta soy yo).

giphy-14

Yo lo veo así: cuando ya queda poquito para que nazca el baby nos pica un mosquito radioactivo que nos convierte en “Super-bombonas” (las heroínas de los cómics de toda la vida pero con bombo) y nos dota de varios SUPERPODERES:hd_18200bbe4471e0858a450754337611af_by_rolandtheillustrator-d7gjttt

  • Energía sobrehumana. Ahora que la barriga está en su máximo esplendor parece que te hayas tomado 10 botes de Supradyn
  • Visión microscópica “anti-polvo” (puedes ver hasta el de detrás del microondas)
  • Visión láser de “cosas que no están en su sitio” (y aunque lo estuviesen debes reordenarlas igualmente)
  • Grito supersónico de “¡quién me ha desordenado esto!”
  • Velocidad sobrehumana. Levantarte para ir a abrir la puerta se te hace un mundo pero si ves que los libros de la estantería están mal colocados en menos de 2 segundos estás sacándolos todos
  • Radar de “cosas que faltan por hacer”. No sé cómo puede ser pero siempre hay algo que no está preparado
  • Super resistencia. Puedes llegar a ordenar la casa 4 veces seguidas y encima prepararte un sandwich sin apenas parpadear
  • Baby room power. El poder más agudizado de todos: la habitación del bebé tiene que estar perfecta y con todo listo. Se activa dos o tres veces al día para dar un repaso de seguridad

 

Juergapapá se reía al principio de mi euforia por ordenarlo todo y de mis constantes comentarios de “madre mía QUÉ DESORDENADO ESTÁ TODO… ¿tú también lo ves no?” acompañados de unas cuantas vueltas recogiendo cosas. Después de una semana como super-heroína del orden ya se asusta cuando me ve revisar alguna habitación. Y más después de “obligarlo” a estar 3 horas ordenando todos los archivadores del despacho y hacerle desaparecer su colección de “cosas varias que vas dejando sobre la mesa del salón” (un villano en toda regla para una super-heroína de la limpieza como yo).

Lo bueno de todo esto, aparte de poder comer sopa en el suelo si lo necesitases, es que esta ráfaga de energía y la sensación de querer preparar el “nido-casa” para la llegada del baby es una señal de que el parto se aproxima. Además, la hiperactividad que se experimenta es una inyección de vitalidad que prepara al cuerpo para afrontar el esfuerzo físico que requiere el parto. Aún así, y aunque yo no sea la mejor para dar este consejo, ponle un poco de sentido común y no te subas a una escalera a limpiar las luces del techo. Seguro que la bebé te agradecería tener unas luces sin polvo pero creo que le hará más gracia que el día del parto tengas todos los huesos en su sitio y algo de energía para ayudarla a llegar.

giphy-13

 ¿Qué locuras hiciste cuando tuviste el síndrome del nido? Clic para tuitear

Muchos besos,

Juergamamá

lipstick-kiss_37407832

Psdt: Justo hace media hora Juergapapá se ha ido a trabajar y yo me he ido a despedir de él encantada con una bandeja y dos botellas de agua que habíamos dejado en el salón. Me ha dado un beso, se ha reído y con un “adiós síndrome del nido” ha cerrado la puerta. Al final todo son etapas y vivirlas con humor es siempre la mejor solución. Yo las veo todas como algo bonito y positivo porqué son estos momentos los que luego crean los recuerdos más divertidos.

 

  1. Solo de bateria que viene después de un mal chiste
  2. El síndrome del nido vacío es una sensación de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar familiar

 

Posts relacionados



Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios :)