El resurgir de Juergamamá

Muchos han creído que este blog sería el primero en la red en ser una pesadilla para los alérgicos al polvo y que las flores rosas del último post les perseguirían toda la eternidad. Pero no amigos… ¡he vuelto para resurgir de mis cenizos posts cual ave Fénix!

giphy-3

Ha pasado un mes y medio desde la última vez  y para ser sinceros nunca he dejado de pasarme por aquí. Ser madre es una aventura constante así que cada vez que me pasaba algo divertido (quien dice divertido dice estresante, agotador y/o de psiquiátrico) que quería compartir con vosotros empezaba un post. Evidentemente la ley de Murphy no se creó por nada: era ponerme a teclear y activar un sensor en el mecanismo de lloro de la juergababy.

Vale, vale… no siempre ha sido culpa de esta pulguita remolona lo reconozco. Cuidar una bebé recién nacida es agotador (después de haber superado el primer mes me veo capaz de acabar un Ironman): no duermes, tienes las hormonas revolucionadas, el cuerpo recuperándose de un embarazo/parto y la espalda preparada para ser el doble del Jorobado de Notre Dame. Así que en muchos de esos momentos en que podría haber escrito he dedicado mis ínfimas fuerzas a dormir, salir a cenar (y algún día si caía redbull o dos cafés alargar la noche), recuperar el tiempo con Juergapapá o simplemente hacer un poco la vaga en el sofá con mi pequeña durmiendo a mi lado. Y por supuesto, pasado el mes de agosto, trabajar un poco-mucho (¿os he dicho que un nuevo restaurante juerguista está a punto de abrir en la ciudad no?).

Pero hoy ha ocurrido algo. Estaba en el sofá trabajando, con la baby dormida, el ordenador con batería, la casa en silencio y de repente se me ha iluminado -luces de neón incluidas- el cartel de

“tengo muchas ganas de hacer un post”

El combo perfecto, la oferta ganadora si yo fuese un menú del McDonalds, la combinación óptima de acontecimientos que tanto había esperado. 

33kybqcclirvkhhb9o912hg0cysahhgfg5bqfxd274m7nml34qz8fm2rq1hmryu

Cuando estaba acabando el segundo párrafo mi sentido “mamil” se ha activado: el radar de la baby había notado mis intenciones escritoras y acababa de activar el modo lloro (nivel 1-2 por suerte). En 15 minutos le tocaba el bibe así que, antes de que se empezase a comer la mano como si fuese el zombie protagonista de “Walking Dead”, la cojo en brazos y la siento conmigo en el sofá. Intento darle el bibe pero no le apetece y le da un golpecito con la mano, lo aparta y se me queda mirando.

En ese momento ríe, con la boca abierta y los ojos resplandecientes. Y es en instantes así cuando sale mi doble personalidad (oculta hasta ahora que he sido madre): una especie de alegría y emoción incontrolable se apodera de mí, hablo como si me hubiese tragado un payaso, me quedo mirándola más embobada que si tuviese delante a Brad Pitt en “Troya”, intento grabar cada milisegundo del gran suceso y corro desesperada chillando “¡Mira lo que hace tu hijaaaaaa!”

giphy

Pasado mi momento de locura (y de haber hecho el video viral entre mi familia y amigos) la dejo en el balancín, la muevo un rato y se duerme. Antes de volver a ponerme a escribir me la quedo mirando, la observo como se mece relajada, tranquila, feliz. Me llena una sensación de paz y me doy cuenta de que tengo delante lo mejor que he hecho en mi vida. Así que con esta sensación acabo este primer post más feliz que una perdiz.

Como habéis comprobado no me he ido a un retiro budista a meditar ni he estado de exploración con un rompehielos para observar el apareamiento de los pingüinos. Simplemente he estado aprendiendo a ser madre.

a4d14c462e16fec87bb1431d0f13d4db

Tengo tantas cosas que contaros que esta vez me voy a organizar (a veces me sorprendo a mi misma) y espero que mañana volváis a tener noticias mías.

Muchos besos

Juergamamá

lipstick-kiss_37407832

Comments

  1. Olga macia says:

    Muy chulo cariñin escribes muy bien y eres graciosisima😍👍✨😘😘😘😘

    1. admin says:

      muchísimas gracias olguita!! que ilusión que te hayas pasado a leerme!! muchos besitoooos (L)(L)(L)

Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios