Mi nini-weekend: ni iphone, ni insta y más a gusto que un arbusto

Mi nini-weekend: ni iphone, ni insta y más a gusto que un arbusto

 ¡Buenas noches desde Villa Juerga! Soy Juergamamá y retransmito en directo desde el mullido sofá de mi salón. La peque acaba de caer rendida así que he decidido aprovechar para desempolvar -por fin- el ordenador1. Vengo a contaros en primicia que desde el viernes soy oficialmente una nini en toda regla. Ni tengo móvil, ni tengo Instagram, ni tengo nah.

¿Porqué? El Viernes tuve un percance nocturno con el iPhone

A buen entendedor pocas palabras bastan así que resumiendo:

6AM: 🙅🏻🙆🏻💃🏼💃🏼🎶 – móvil en bolsillo trasero👖 – 🚽 – Splash💦- 😱 “¡c☠️&💩@👹$🐷#⚡️°s!” – FIN

Al llegar a casa enterré el móvil bajo una montaña de arroz bomba. No tenía yo mucha fe pero a esa hora pocas cosas más se me ocurrían. A la mañana siguiente mi querido iPhone seguía sin dar señales de vida así que lo bajé a la tienda de móviles de al lado de casa. Lo dejé el sábado y hoy domingo a las 21:25h sigo más desconectada que Tom Hanks en Náufrago

💋

Desde aquí mando una disculpa a toda la gente que no se ha enterado que estoy sin móvil y que estará pensando que soy una borde rematada por no contestar.

Los que me conocéis sabéis que soy bastante pasota con el tema del WhatsApp pero esta vez tengo una excusa muy buena🤓. Aunque viendo mi torpeza incurable intentaré aprenderme los números de la agenda para próximas desgracias tecnológicas.

💋

A parte de no poder hablar con mis queridas amigas2 y no poder hacer fotos a la peque3 lo de ser nini tecnológica me ha sentado de lujo. Tan de lujo que ni puse la tarjeta en otro móvil. Simplemente aproveché la ocasión y desconecté.

Desconectar de vez en cuando debería ser una obligación (con que dejéis el móvil mientras coméis o vais de fin de semana es suficiente, no hace falta que lo tiréis por el wc). Estamos creando un mundo donde las pantallas cobran más importancia que las caras y los “Me gusta”❤️ hacen más ilusión que los “Me gustaS”💑

Antes de ser madre no me preocupaba tanto esta “evolución” tecnológica. Sabía hasta donde quería llegar y lo que era realmente importante. Ahora, como madre, pienso muchas veces hasta donde vamos a llegar. ¿Qué habrá en un futuro? No quiero un mundo virtual para ella. Quiero que se ensucie aprendiendo a ir en bici. Que me pida que la deje quedarse a dormir en casa de una amiga. Y que aprenda a expresarse con la mirada y no con emoticonos. Quiero criarla con valores reales y que le importe lo que piensan los que la quieren y no unos desconocidos.

Con esto no estoy diabolizando la tecnología ni mucho menos. Soy la primera a la que le encanta el Instagram y estoy súper agradecida de toda la gente maravillosa que he conocido. El Skype me ha salvado mil veces cuando estaba viviendo lejos y el WhatsApp me permite compartir momentos a tiempo real con la gente que quiero. Utilizar la tecnología no es algo negativo, lo malo es no saber vivir sin ella. O peor. Criar niños que no sepan vivir sin ella. ¡Así que aprovecho mi euforia para hacer un llamamiento a que pongamos las cosas en su sitio y disfrutemos un poco más con la R y menos con la V3! 

(Perdonad mis divagaciones. Ya sabéis que tengo tendencia a empezar hablando del abecedario y terminar con una ecuación de segundo grado😅)

Mañana sabré si mi móvil ha sobrevivido a su imitación de Michael Phelps. Sobretodo tengo mis esperanzas puestas en no haber perdido todas mis fotos de la baby (tenía tantas que ya no me cabían en la ☁️).

 Con toda mi casa oliendo a rosas (feliz Sant Jordi a todos🌹), me despido de mi nini – weekend🙌🏻. Y, ya que es lunes, os deseo que tengáis una feliz semana (ya queda un día menos para el viernes😜)

Muchos besos

Juergamamá

  1. Suerte que no soy alérgica a los ácaros que sino me da un jamacuco🤣
  2. Mensaje para las domingueras cafeteras: una tarde de domingo sin vuestra visita no es un domingo. Crearé un sistema de palomas mensajeras para futuros contratiempos. Natu serás compensada con doble ración de babymimos esta semana. Ona prometo un Skype de 4 horas con avión incluido
  3. Este punto SÍ ha sido duro. Tengo una locura transitoria con lo de la inmortalizar a la peque (es que es demaaaasiadooo adoraaaaableeee haciéndolooooo tooodoooo). No sé si será por lo de ser primeriza o porqué pero mi móvil es -o era😪- un museo de más de 30.000 fotos de la juergababy.
  4. R: realmente / V: virtualmente

 

 

Posts relacionados



Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios :)