Ir de compras con un bebé contado por una juergamamá

 Para muchos ir de compras es un suplicio. Para otros una pasión. Y para la mayoría algo que “se tiene que hacer para no ir desnudo”, un ni fu ni fa. En mi caso no es para nada una obligación sino que se acerca más a la categoría de hobby. Aunque seguramente eso era antes de descubrir lo que implica ir de compras con un bebé😂🙌🏻.

 Ir de compras con un bebé tiene su miga (o yo diría que hasta su “barra”)

Evidentemente no hablo del bebé-carrito (de 0 a 7 meses). Si es tranquilito el máximo problema que puede darte es ponerse a llorar en medio de la tienda. O si nos ponemos en lo “peor” mancharte sin querer de leche/bibe la camiseta que aún no habías comprado¹. Sería la versión “mamil” de cuando se te manchaba algo con maquillaje y al salir del probador decías el típico:

Me encanta pero al probármelo he visto que ya tenía una mancha, ¿me puedes dar otro?😇

En nuestra versión lechera la excusa es menos creíble así que mejor evitarlo o te llevarás a casa una camiseta dálmata-style (muy en tendencia en el mundo mami).

Del relaxing al anxious-shopping

(o como pasamos del modo Carrito-perchero al Tira-Ropa)

Antes usabas el cochecito de perchero para colgar todas las cosas que te gustaban. Recorríais toda la tienda mientras tu bebé dormía o se entretenía con cualquier cosa que le dieses. Pero esa tranquilidad ha pasado a mejor vida.

Tu bebé ha crecido y lo de estar en el carrito ya no lo ve tan claro. En ese momento entiendes cómo sería la spartan race¹ si la hiciesen en una tienda de ropa.

Activando radares

Solo entrar en la tienda al bebé se le activan² como por arte de magia los radares de cosas-prohibidas-de-tocar o tiralotodos (para abreviar). Al poner los pies en el suelo su velocidad supersónica hace acto de presencia y en menos de 2 segundos está en la otra punta de la tienda.

A sudar se ha dicho… ¿quién dijo que ir de compras no cansaba?

Con todo el arsenal a cuestas (cochecito, bolsa, abrigo, biberón) traspasas la tienda al son de “No toques, Ven, Cariño pórtate bien que enseguida nos vamos”. Evidentemente suele hacer caso omiso de tus indicaciones absorto en todas las cosas que tiene a su alrededor. Para ellos un Corte Inglés debe ser el paraíso. Un paraíso que a mi se me asemeja más al infierno con tantos sudores y calores que me dan de tanto ir recogiendo todo lo que tira.

Y llegamos al strip-probador

Hay algunas benditas veces en que consigo encontrar algo que me gusta y me salen agallas para meterme en un probador. Ahí llega el fantástico momento en que toda la tienda puede apreciar el tanga que he decidido ponerme por la mañana.

Antes no me planteaba qué ropa interior ponerme para ir de tiendas. Ahora es casi más importante que la que me pondré en la noche de bodas (la verá más gente seguro😂). No es que sea exhibicionista pero Chloe tiene la mala costumbre de abrirme el probador (o strip-probador como me gusta llamarlo) cada 2 segundos. 

Y tengo suerte si no intenta meter la cabeza en otro probador con uno de sus adorables “hoooddddaaaaa”😇👋🏻. Suele hacerlo muy a menudo y claro, si me pilla en cueros, opto por no asustar al personal y dejar que se presente a la pobre señora de al lado³.

El bendito momento de pagar y salir

Antes pagar era el peor paso. Ahora idolatro el segundo en que el dependiente me cobra y pone la pieza de ropa (hemos pasado de un carro entero a una camiseta si ha habido suerte) en la bolsa. Entonces me la da, la cuelgo del carro, me giro con la peque en brazos y salgo a la calle. Una calle sin montones de ropa, sin maniquíes extra-fáciles-de-tirar, sin escaleras ni ascensores por los que tirarse, sin camisas de seda con un 99% de posibilidades de mancharse con solo respirar. Ohh… qué momento.

Para lo bueno y para lo no tan bueno❤️

Y es ahí cuando pienso lo de “no vuelvo a ir de compras con la peque”. Y también es al cabo de 10 metros cuando veo otra tienda y vuelvo a entrar. Y no es que sea masoquista. Soy madre. Para lo bueno y para lo no tan bueno. Pero de todo se aprende y si quieres ser mami todoterreno y de las de bebé-conmigo-a-todos-lados como yo estate tranquila. Con un buen chándal en el cochecito, agua para hidratarse, 15kg de paciencia y ropa interior decente podréis seguir yendo de compras como si nada 😜

 

Espero que paséis buen fin de semana y haberos arrancado alguna que otra sonrisilla

Muchos besos

Juergamamá

 

  1. La Spartan Race es la carrera de obstáculos por excelencia y líder en el mundo
  2. No dudes que si por casualidad estaba durmiendo se despertará al instante
  3. Mando una disculpa si alguna de las lectoras ha sido una de sus víctimas del striptease involuntario😅.

 

Tengo ganas de leerte! Déjame tus comentarios